• Instagram

La mitad de nuestros alimentos se convierte en desperdicio


 Hoy en el mundo, millones y millones de toneladas de comida son tirados a la basura. Por razones diversas- y casi todas injustificadas- estamos desperdiciando cantidades absurdas de alimentos como si viviéramos en un mundo donde nadie pasa hambre. La sobreabundancia

La Cafunga: dulce secreto de Barlovento


"Cuando los esclavos llegaron a estas tierras no traían ni siquiera la ropa puesta, lo único que les quedaba era memoria", relata Ernesto J. Parra parado frente a un árbol de cacao de la Hacienda La Ceiba, lugar en el que tres generaciones de la misma familia conviven

Olleta de gallo: la hallaca líquida


Este plato es casi una reliquia.  No se consigue fácilmente quien quiera y sepa cómo preparar este laborioso caldo que requiere días para estar en el punto exacto. El profesor José Rafael Lovera en su libro Historia de la alimentación en Venezuela narra que el

La mitad de nuestros alimentos se convierte en desperdicio

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Recomendados | Deja un comentario  

 Hoy en el mundo, millones y millones de toneladas de comida son tirados a la basura. Por razones diversas- y casi todas injustificadas- estamos desperdiciando cantidades absurdas de alimentos como si viviéramos en un mundo donde nadie pasa hambre. La sobreabundancia en lugar de alimentarnos a todos, solo nos hace cómplices de un sistema muy injusto.

Compramos más de lo necesario, no lo refrigeramos bien, no aprovechamos todo el animal, no sabemos ni nos preocupa reciclar lo que nos sobra, no prestamos atención a las fechas de vencimiento. Esto es a nivel domestico, en algunos hogares más que en otros, son muchas las razones para que –casi sin darnos cuenta- desperdiciemos hasta un 50% de nuestros alimentos.

Las estadísticas son espeluznantes. La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, calcula que 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente . En Europa se están tomando medidas y los Estados (por ahora el parlamento inglés y el parlamento francés) están tratando de hacerle frente a esto.

CjbU7w8Según un estudio comisionado por la Cámara de los Lores del Parlamento Británico, las causas del desperdicio son: el uso de fechas de vencimiento innecesariamente estrictas, la política de los supermercados de “compre uno, lleve dos” y la exigencia de los consumidores en los países europeos y Estados Unidos por alimentos cosméticamente perfectos.

Ya a las hortalizas no se les permiten imperfecciones, una zanahoria un poco torcida o con alguna “deformidad” no pasa la prueba en las industrias agroalimentarias y es descartada sin más ni más. Lo he visto es nuestras pequeñas empresas dedicadas a la venta de vegetales lavados y listos para comer: una lechuga en correcto estado puede ser descartada por un pequeño punto en algunas de sus hojas.

Este año el parlamento francés aprobó una regulación que prohibe a los supermercados
botar alimentos con fechas de vencimiento inminentes. También hace ilegal la práctica usada por algunas cadenas de estropear deliberadamente con lejía los alimentos que tiran para impedir que sean extraídos de los contenedores de basura.

Ahora las grandes cadenas de supermercados tienen -por ley- que identificar organizaciones de caridad a las que puedan donar sus alimentos con fechas no vencidas y aún comestibles.

Según la FAO algunos de los factores claves es la falta de infraestructura adecuada de transporte y almacenamiento de alimentos perecederos como frutas y hortalizas y ni hablar de las fallas en la cadena de frío en países importadores de alimentos como el nuestro. Y agrega “los consumidores no logran planificar sus compras, compran en exceso, o reaccionan exageradamente a las fechas de caducidad y consumo preferente de los productos”.

Por muchos años, en los hogares venezolanos, era normal la preparación de platos que suponían el reciclaje de todo lo que tfao-food-waste-campaign-201301eníamos en la nevera. Arroz que se convertía en torticas, pasta que se horneaba y se reinventaba, hervidos y cruzados que se nutrían de todo lo que quedaba, en fin, todo un recetario que alimentaba a la familia y suponía un ahorro.

Quizás sea hora de que volvamos a esas prácticas, que pongamos nuestro granito y prestemos atención a lo que compramos, a lo que guardamos, refrigeramos y utilizamos a la hora de planificar nuestro menú. Mientras el Estado, las grandes agroindustrias, los restaurantes y supermercados tomen conciencia, podemos comenzar con nuestros hogares. Quizás suene un poco iluso, pero estoy convencida de que uno por uno, podemos hacer la diferencia.

La Cafunga: dulce secreto de Barlovento

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | Deja un comentario  

cafunga lista“Cuando los esclavos llegaron a estas tierras no traían ni siquiera la ropa puesta, lo único que les quedaba era memoria”, relata Ernesto J. Parra parado frente a un árbol de cacao de la Hacienda La Ceiba, lugar en el que tres generaciones de la misma familia conviven bajo la sombra de los árboles que hace muchos años sus ancestros plantaron y cosecharon a sol y sombra.
Esa memoria que afortunadamente se conserva y aún convive entre nosotros está en la piel, en el ritmo, en la música y por supuesto en nuestros fogones.
En esta visita a la Hacienda La Ceiba en la población de Cumbo (vía oriente cerca de Panaquire) tuve la oportunidad de probar un dulce que sin duda tiene sus raíces en África: La Cafunga.

Sigue leyendo

Olleta de gallo: la hallaca líquida

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | Deja un comentario  

BenQEste plato es casi una reliquia.  No se consigue fácilmente quien quiera y sepa cómo preparar este laborioso caldo que requiere días para estar en el punto exacto. El profesor José Rafael Lovera en su libro Historia de la alimentación en Venezuela narra que el mismísimo prócer Francisco de Miranda a su llegada a Coro en 1806 declaró al dueño de la casa donde se hospedó que “su ordinario almuerzo en la casa de su padre hera(sic) ayaca (sic), olleta, mondongo y ayaquita… y tenía 30 años que no los probaba”.

Un plato con mucha historia -¨mantuano¨ dicen que era- pero lo cierto es que la olleta tiene versiones por todo el país y en el libro “El agricultor venezolano” de José A. Díaz (1861)  la receta de la olleta de gallo aparece reseñada como “una composición enteramente criolla, que generalmente repugna a los extranjeros, pero sumamente agradable a los que la comemos desde la infancia”.

Se le llama olleta de gallo pero puede prepararse con pato o rabo de res.  “Preferiblemente de gallo viejo” decía Alicia Ayas  extraordinaria cocinera y tutora de la primera generación del CEGA  (Centro de Estudios Gastronómicos), explica el chef José Luis Morales quien tuvo la suerte de aprender paso a paso y sistematizar la receta con ella. “En Quinta Crespo se consiguen y lo ideal son esos gallos criollos viejos porque la carne tiene más sabor”. Sigue leyendo

Aprender a comer: ¿Asignatura obligatoria?

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó | 1 Comentario

Ann-Cooper-chef-estadounidense-Cortesia_NACIMA20150526_0030_6Recientemente estuvo en Venezuela la chef norteamericana Ann Cooper. Una cocinera que abandonó las estrellas y los restaurantes para ocuparse de los comedores escolares. Ampliamente conocida en Estados Unidos por su campaña a favor de la comida sana en la escuela, Cooper se presentó en el Teatro de Chacao y compartió muchos números y reflexiones que alarman a cualquiera. Por ejemplo: según la Organización Mundial de la Salud, 42 millones de menores de cinco años en el mundo padecen sobrepeso o son obesos. Si consideramos que las enfermedades relacionadas con la alimentación son de las más mortales, no sorprende la predicción de que su generación será la primera en vivir menos de media que la de sus padres. Repito: 42 millones de niños en el mundo están comiendo tan mal que probablemente vivan menos que sus padres. Sigue leyendo

La verdad sobre las yuquitas de McDonalds

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó | 3 Comentarios

Desde pri0012051850ncipios de 2015 se ha comentado sobre la sustitución de las papitas fritas de Mc Donalds por yuquitas fritas. Ese combo, el trio hamburguesa, papitas y refresco cambió… y para muchos fue una mala noticia. Tanto se habló del tema en las redes sociales, que el gerente de comunicaciones de la empresa tuvo que salir a explicar que se trataba de un problema de distribución.

Pasados los meses sabemos que efectivamente hay un problema de distribución, pero de divisas. Las papitas que era lo único que la empresa Arcos Dorados de Venezuela todavía importaba, ya no pueden traerse al país porque sería simplemente pagar papitas fritas a precio de pepitas de oro.

Lo cierto es que en Mc Donalds han estado desde hace casi dos (2) años tratando de resolver este tema y ofrecerle a los venezolanos buenas opciones. Los cambios siempre son difíciles y sustituir un sabor que ya estaba tan bien ubicado en el gusto del comensal no es tarea facil. Sigue leyendo

Al piñonate hay que darle paleta

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó | Deja un comentario  
Pinonate-700x437

Foto tomada del blog Gastronomía en Venezuela.

“Este no es un dulce que hace cualquiera…hay que prepararse a pasar unas 4 horas dándole paleta a ese melao´” explica el cronista del Municipio Marcano de la Isla de Margarita, Alexis Marín Cheng. Tan es así, que el piñonate actualmente lo preparan únicamente dos familias del caserío Fuentidueño en la parroquia San Juan Bautista de la Isla de Margarita.  De sus orígenes no hay datos certeros, pero es obvio que se trata de una receta mestiza como casi toda la gastronomía venezolana. “Dicen que los españoles que llegaron a la zona cuando la destrucción de Cubagua (1542),  llamaron así esta preparación porque las semillas de la lechoza se asemejan a los piñones” añade Marín Cheng.  Sigue leyendo

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 23 24   Next »