• Instagram

Para tomársela con té


Esta bebida relajante, saludable, perfecta para compartir y con infinitas variedades está poco a poco logrando espacio entre las preferencias de los caraqueños. Ya sea en formato de franquicia o de pequeña casa de té, las posibilidades de aprender a disfrutar y conocer

Giuseppe Di Filippo: alquimia, tradición y pasión


Este es un maestro de la pasta y así lo ha reconocido la Academia Venezolana de Gastronomía: este año recibirá una mención especial del tenedor de oro que ellos otorgan a lo mejor de la gastronomía nacional. Su dedicación es evidente desde el momento en que uno,

Comidas sanas y divertidas: un nuevo reto


  Todo comenzó por un desayuno apresurado y deprimente que le serví a Lucía para que lo comiera en el carro –si había mucha cola- o en el colegio –si llegaban a tiempo. Lo normal, es el carro. Deprimente con todas sus letras. Que nuestra hija coma

Para tomársela con té

Publicado en by zinnia100 Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | Deja un comentario  

casa teEsta bebida relajante, saludable, perfecta para compartir y con infinitas variedades está poco a poco logrando espacio entre las preferencias de los caraqueños. Ya sea en formato de franquicia o de pequeña casa de té, las posibilidades de aprender a disfrutar y conocer sus múltiples sabores y beneficios están multiplicándose en centros comerciales, restaurantes y pequeños locales.

Omarly Alcyna, una de las especialistas en té más reputadas de Venezuela explica que la L-teanina, componente principal del té, es un remedio eficaz y natural para el estrés, la ansiedad y la tensión debido a su capacidad de activar el estado alfa en nuestro cerebro: “al tomarte un té entras en un estado de alerta-relajado-creativo, que mejora nuestra capacidad de estar enfocados y dura más tiempo que el alerta generado por el café”. Alerta relajado creativo suena como el estado ideal para vivir esta ciudad.

Sigue leyendo

Giuseppe Di Filippo: alquimia, tradición y pasión

Publicado en by zinnia100 Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | Deja un comentario  

Este es un maestro de la pasta y así lo ha reconocido la Academia Venezolana de Gastronomía: este año recibirá una mención especial del tenedor de oro que ellos otorgan a lo mejor de la gastronomía nacional. Su dedicación es evidente desde el momento en que uno, como comprador casual, se acerca a la pequeña tienda que hay en la entrada de su fábrica de pastas en Santa Eduvigis. El señor Giuseppe Di Filippo vende sus pastas como lo que son: obras artesanales que requieren que las traten con cuidado. Recomienda a cada cliente el maridaje de las salsas, el tiempo de cocción y el trato adecuado para que llegue perfecta hasta el paladar. Sigue leyendo

Comidas sanas y divertidas: un nuevo reto

Publicado en by zinnia100 Publicado en Probé y me gustó | 1 Comentario

 

Lucia cenando

Todo comenzó por un desayuno apresurado y deprimente que le serví a Lucía para que lo comiera en el carro –si había mucha cola- o en el colegio –si llegaban a tiempo. Lo normal, es el carro. Deprimente con todas sus letras. Que nuestra hija coma rápido, con sueño y en el carro lo único que ha logrado hasta el momento es que no le guste desayunar, que no lo haga completo y que el carro y sus asientos sean un completo desastre. No me juzguen, hay muchos factores involucrados pero básicamente había que ponerle más ganas, levantarse más temprano y hacer que cada día comience con buen pie.
Sigue leyendo

La vendimia de Pomar: orgullo nacional por copas

Publicado en by zinnia100 Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | 1 Comentario

bodegas pomar 7Un viaje a la vendimia de las Bodegas Pomar en Carora alegra el cuerpo y el espíritu. La Venezuela productiva, creadora y optimista se reúne en dos días de recorrido por lo que hoy es un milagro que ya tiene 20 años: producir vinos de altísima calidad en las tierras larenseDesde Barquisimeto hasta Carora hay poco menos de una hora de carretera y unos cuantos establecimientos dedicados a la venta de cuatros, mandolinas y otros instrumentos musicales. Famosa por ser la cuna de algunos célebres músicos e intelectuales del país, en Carora actualmente, pueden vanagloriarse de sus lutieres, sus quesos y sus vinos. Sigue leyendo

Una ruta de sabor bajo cero

Publicado en by zinnia100 Publicado en Probé y me gustó, Recomendados | Deja un comentario  


Sorbetes, cremosos, en copa, en cucurucho, en tinita… en Caracas puede ser que todo cambie pero el verano es eterno y el gusto por un rico helado se mantiene. Le presentamos una ruta por las heladerías más clásicas de la ciudad y algunas propuestas recientes pero prometedoras.

helados

Desde hace más de cien años los caraqueños convertimos el gusto por los helados en la excusa perfecta para dar un dulce paseo a media tarde.  Cuentan que desde 1900 eran frecuentes las visitas familiares a las heladerías los domingos después de la retreta matutina o en la noche luego del teatro.

Comerse un heladito con la calma asociada al domingo en famosos establecimientos como  -“La India”, “La Francia” o “La Glacier”- era rutina por aquellos años y a pesar de los grandes cambios que ha sufrido la ciudad y sus habitantes, todavía resulta muy común ver a cientos de caraqueños disfrutando de esta sabrosa costumbre servida en cucuruchos.

Sigue leyendo

Historia detrás de un toronto

Publicado en by zinnia100 Publicado en Recomendados | Deja un comentario  

ernst weitz
El señor Ernst Weitz salió de Polonia justo antes de la invasión nazi. Vino a estas tierras a endulzarnos la vida. Con apenas 19 años se convirtió en aprendiz de confitero industrial y fue en Viena donde aprendió algunos de los secretos de lo que sería su oficio y pasión de toda la vida. “Salí del canal de la mancha a Maracaibo huyendo de la guerra y nunca más pensé en regresar”.

Al Zulia llegó con un contrato pero pronto se mudaría a la capital: “Resulta que mis ex jefes en Viena se vinieron a Venezuela y cuando llegué a Caracas tenían la pastelería La Vienesa en Sabana Grande, yo no sabía mucho de eso… lo mío eran los procesos industriales”. Sin embargo al poco tiempo Ernesto pasaría a formar parte del equipo inicial de una gran industria de la confitería venezolana:  la Savoy.

“En el año 42 eran tres hermanos y un pequeño equipo, todo era muy rudimentario y trabajábamos hasta 24 horas al día para lograr los primeros productos”, cuenta el señor Ernst quien estuvo en Savoy desde que las chocolatines se vendían a locha y los llamaban Napolitanos.

“El ping pong fue uno de los primeros éxitos. Comenzamos a venderlos en latas de 2kilos y medio y se vendían en las pulperías al detal, pero al tiempo vimos que el producto americano se hacía en bolsita y se vendía mucho. Comenzamos a trabajar la maquinaria para ese nuevo empaque, cada producto era un reto… en Savoy trabajé en tres ocasiones pero siempre me tocaron las verdes ” señala divertido.

Desarrollar maquinarias, procesos, manejar temperaturas y empaques, resolver problemas y convertirlos en productos de consumo masivo fue su tiempo y su pasatiempo de toda la vida. “Ese era mi problema- reflexiona Ernesto ahora a sus más de 90 años- para mí no era un trabajo era mi pasatiempo, no sé hacer otra cosa que no sea desarrollar productos, buscar soluciones, inventar cosas”.

Y es así como este confitero polaco estuvo involucrado en el desarrollo en uno de los productos bandera de la Savoy y que es hoy parte de nuestra memoria gustativa: el Toronto.  “Creamos el proceso para darle a esa avellana, una cubierta de chocolate blando con pasta de avellana (primera cobertura que era muy dificultosa para trabajar y debíamos enfriar muy artesanalmente), luego una segunda capa de chocolate y por último una de brillo pulido con un jarabe delgado…Una vez que estuvo desarrollado el proceso  y la maquinaria fue muy fácil pero llegar hasta allí no fue tan sencillo.”
chocolate_toronto_VenezuelaNunca lo es. Su experiencia como profesional de la confitería lo hizo pasearse por la Marlon e involucrarse con otro tipo de productos y le tocó idear hasta la manera para lograr pelar los plátanos más fácilmente cuando los tostoncitos eran una novedad.

“Yo trabajé hasta en el plan manicero en El Tigre con el grupo agroindustrial”. Una época de oro para el maní y el merey en el estado Anzoátegui a mediados de los años 70.

Estuvo en Estados Unidos y en Europa aprendiendo con las grandes empresas sobre empaque y procesos y en ocasiones intentó independizarse y trabajar por su cuenta. “Ernesto se me sale el fondant por el fondo, Ernesto se me fermenta la mermelada… siempre que podía ayudaba a quienes consideraba mis amigos y siempre quedé contento al  lograr dar con el problema… no estoy orgulloso de un producto en particular sino de las soluciones e inventos que logré incorporar… Es lo que me llena, no lo inventé pero lo hice, logré hacerlo…”.

Esfuerzos que no son chuchería, Ernst Weitz a pesar de su nombre y procedencia tiene mucho que ver con “el sabor venezolano”.

Créditos: Este artículo lo escribí para la revista Bienmesabe en su edición aniversaria Septiembre 2013.  La foto del Señor Ernst la tomó Patrick Dolande y la del toronto la tomé prestada de un lindo blog llamado Mami Talks

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 17 18   Next »