• Instagram

Y ahora…¿qué comemos?

escasescomida1Hace un par de días, entrevisté a un chef que trabaja actualmente investigando la mejor manera de vender pato aprovechando la versatilidad de su carne y me comentó lo siguiente: “En Venezuela deberíamos comer mucho pato, es más barato que la carne y no necesitamos insumos importados para criarlos”. Eso, yo no lo sabía y efectivamente no como pato nunca sino cuando tengo la suerte de ir a un buen restaurante chino y pido un pato laqueado.

¿Razones para esto? Tengo varias: el pato no se vende mucho en supermercados, no sé prepararlo, tiene fama de que es duro (cosa que no es cierta) y otra serie de razones… pero principalmente porque no está disponible y nunca ha formado parte de mi dieta diaria.

Armando Scannone comentó en una ocasión “El venezolano promedio no cocina más de 15 platos en su hogar y eso incluye arroz blanco y tajadas”. Y si a esto le sumamos lo que actualmente encontramos en los mercados y supermercados –incluyendo Mercal que tiene una variedad mínima- el panorama no pinta nada bien.

Comer lo que hasta ahora se comía en los hogares venezolanos promedio, no está fácil, ni barato. Algunos productos escasean, otros desaparecieron de los anaqueles y otros tantos ya no están al alcance de nuestros bolsillos.

Conseguir pollo, carne, azúcar, aceite de maíz, harina PAN, leche, mantequilla, entre otros productos de nuestro menú básico, no es nada fácil para los que no están dispuestos/o no pueden hacer largas colas, o dedicarse a cazar productos de supermercado en supermercado.

Ya que nuestras formas de consumo y nuestro menú está cambiando, creo que vale la pena hacerse algunas preguntas:

¿Quéescasez1 comemos? ¿Pescado? Carísimo. ¿Cochino? También. ¿Cómo se suplen ahora esas proteínas?

¿Tendremos que cocinar y untarle margarina a nuestro pan de cada día ? ¿Y la mala fama de la margarina?

¿Cuál es mejor? ¿El aceite de canola o el de soya, o quizás el vegetal?

¿Y la leche? Si tienes un lactante en casa, el tema de la leche pone nervioso a cualquiera.

Fuera del tema de los anaqueles vacíos, las largas colas, el acaparamiento o guerra económica (como prefieran llamarlo), la alimentación del venezolano está cambiando, debe cambiar, pero y ahora… ¿qué comemos?

(Continuará)

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Agenda golosa

Add a Comment