• Instagram

Alejandro Barrios diseña comedores de concurso

juvia-pen Imaginarse un comedor para múltiples comensales que guarde armonía con la cocina, que sugiera los detalles y sensaciones necesarios para hacer de la experiencia un placer para todos los sentidos, que recree la identidad del lugar y que además brinde cierta atemporalidad en el diseño, es una tarea para gente como Alejandro Barrios, arquitecto y diseñador de interiores venezolano que ha encontrado en los restaurantes el espacio adecuado para servir su talento en bandeja de plata.

Alejandro, arquitecto graduado en la Universidad Central de Venezuela, fue reconocido en el 2013 por la Fundación James Beard con el premio al mejor diseño de restaurante de Estados Unidos, galardón considerado por muchos el Oscar del mundo de la gastronomía y que lo ubica en las grandes ligas del diseño de interiores.

Sin embargo,  ese proyecto en particular – el restaurante Juvia ubicado en Miami- es la respuesta a una trayectoria de más de una década diseñando restaurantes dentro y fuera de Venezuela.

Exteriores del Restaurante Alto (Caracas)

Exteriores del Restaurante Alto (Caracas)

“Si los espacios están bien diseñados deberían de transportar a los comensales a un mundo de fantasía por un par de horas. Aquí hay que tomar en cuenta los mismos temas que en el comedor de una casa pero en otra escala. Algunos requisitos son que las sillas sean cómodas y duraderas, y decidir qué forma de mesa se adapta mejor al espacio donde estará ubicada. Todo depende de las necesidades de cada cliente…” explica Alejandro Barrios y agrega: “Siempre trato de buscar respuestas de diseño que sean atemporales para que perduren en el tiempo, por eso no me dejo llevar por las modas…cuando enfrento un proyecto nuevo trato de que las decisiones de diseño que se hagan estén en sintonía con la edificación existente y que de ser posible realcen lo valioso de la arquitectura del lugar en donde esta ubicado el restaurant.”

Ejemplos de esta filosofía de trabajo han quedado patentados endos de sus proyectos favoritos ubicados en Caracas: el extinto restaurante Atlantique (su primer restaurante ubicado en la Planta Baja de una joya arquitectónica de la ciudad, el edificio Atlantic) y el restaurante Alto, espacio en el que jugó con un portentoso árbol de caucho para crear un oasis en la muy transitada esquina de la primera avenida de Los Palos Grandes.

“La inspiración para el diseño de un restaurant puede venir de cualquier lado. Una película, una propaganda, un libro, el periódico, una revista, una foto, etc.  Paso mucho tiempo navegando en internet y trato de mantenerme lo más actualizado posible con respecto a los restaurantes que abren en cualquier lugar del mundo”.

En el restaurante galardonado Juvia, la oficina de Alejandro Barrios trabajó con un equipo de alto vuelo desde la jardinería hasta el diseño de mobiliario y con humildad reconoce los créditos a todos los que hicieron posible este proyecto ganador.

Juvia es la respuesta a la energía que se respira en South Beach que se traduce en una intima relación con la naturaleza y el mundo exterior (cielo, mar, vegetación), el uso de materiales nobles como la madera, piedra y vidrio. Yo sabía que la comida iba a ser algo fresco, una propuesta con mucho pescado y vegetales. Muchas veces trabajo con los chefs y muchos de ellos hoy en día son mis grandes amigos. Soy un gran admirador de su trabajo, por lo que busco que mis diseños contribuyan a su éxito”.

Para Alejandro Barrios, en un restaurant “lo fundamental sigue siendo lo que te llevas a la boca, lo demás viene después. Ahora bien, creo que debería existir un balance entre la comida y el diseño. Hoy en día hay una sobre saturación de materiales, colores, etc, en los diseños de restaurantes, que lo que hace es generar tensiones visuales que incomodan”.

Entrevista publicada originalmente en la Revista Bienmesabe

Para ver más del trabajo de Alejandro Barrios pueden visitar su web

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Recomendados

Add a Comment