• Instagram

Aprender a comer: ¿Asignatura obligatoria?

Ann-Cooper-chef-estadounidense-Cortesia_NACIMA20150526_0030_6Recientemente estuvo en Venezuela la chef norteamericana Ann Cooper. Una cocinera que abandonó las estrellas y los restaurantes para ocuparse de los comedores escolares. Ampliamente conocida en Estados Unidos por su campaña a favor de la comida sana en la escuela, Cooper se presentó en el Teatro de Chacao y compartió muchos números y reflexiones que alarman a cualquiera. Por ejemplo: según la Organización Mundial de la Salud, 42 millones de menores de cinco años en el mundo padecen sobrepeso o son obesos. Si consideramos que las enfermedades relacionadas con la alimentación son de las más mortales, no sorprende la predicción de que su generación será la primera en vivir menos de media que la de sus padres. Repito: 42 millones de niños en el mundo están comiendo tan mal que probablemente vivan menos que sus padres.

Ann Cooper ha trabajado como parte de la cruzada contra la obesidad infantil que lleva adelante la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama quien ha dedicado el tiempo que tiene en la Casa Blanca a promover un estilo de vida más saludable y activo, comenzando por el colegio.

En Venezuela actualmente vivimos un momento histórico en el que lo más probable es que muy pocos presten atención a lo que se venden en las cantinas de las escuelas o lo que sirven a los niños en los comedores. Sin embargo, tenemos un 10% de niños con obesidad y cada vez más problemas relacionados con el consumo de una dieta muy alta en azúcares y grasas.

Nuestros niños tampoco se están alimentando correctamente y eso no tiene nada que ver con la escasez. En esta emergencia todos tenemos un papel: la casa, la escuela, la calle, los medios y las políticas de Estado.

Jamie OliverJamie Oliver es otro chef super mediático que decidió orientar todas sus energías hacia el tema de la alimentación de los niños y lleva adelante una cruzada mundial llamada ¨Food Revolution”. Jamie comenzó hace más de un lustro con un programa de televisión que orientaba las recetas para hacer la lonchera algo más sana y divertida y poco a poco se ha ido convirtiendo en un activista de alcance global.

Actualmente Oliver está reuniendo millones de firmas para pedirles a los países del G20 que se comprometan a convertir la alimentación escolar en un asunto de Estado y en materia obligatoria en las escuelas. Para mí es importante que los niños aprendan de dónde viene la comida, y eso implica todo el proceso: cultivo, cosecha, cocina y degustación. Tienen que entender cómo reacciona nuestro cuerpo ante determinados alimentos, que algunos son para el día a día, y otros deberían ser como un premio. También tienen que aprender a comprar de forma inteligente, que entiendan que incluso con poco dinero se puede comer bien” declaraba Oliver hace poco para el periódico El País de España.

Según Jamie y Ann Cooper ya no podemos dejar la alimentación únicamente en manos de los padres. Según ellos la alimentación debe ser también una responsabilidad de la Escuela y del Estado por supuesto.

¿Estaremos ya llegando a ese punto en el que aprender a comer deba ser una materia como matemática o historia? ¿Tendremos que aprender todos, maestros, padres y niños a volver a las raíces, a sentarnos nuevamente a la mesa, a tomarnos el tiempo para planificar el menú? Como diría Jamie Oliver en esa misma entrevista: “Si no haces tus deberes de geografía, no morirás joven; pero si no sabes nada de nutrición, tienes muchos más boletos para que te pase”. 

 

Artículo publicado en la revista del VAGC

Publicado en by Zinnia Martínez Publicado en Probé y me gustó

Responde a Aprender a comer: ¿Asignatura obligatoria?

  1. Migdalia Freites

    Sería de verdad un logro importante que en las escuelas se aprendiera sobre alimentación y nutrición, los niños llevarían la información a la casa y a través de ellos los padres tendrán que hacer ajustes. Mis hijos eran considerados niños “anormales” porque se comían las verduras y se cepillaban los dientes sin mandarlos. Educación familiar, pero al revés debe funcionar también.

Add a Comment